El día que dije Basta al Bullying….

Aún recuerdo la primera vez que escuché la palabra Bullying y su significado!… me dije “Wow!… por fin le pusieron nombre a lo que sufrí durante mis últimos años de escuela y durante el colegio!!!”…

Yo me saqué todos los números para que me “bullyaran”: era extranjera, tenía una mamá exótica (desde corte y color de cabello hasta sus escandalosas minifaldas), criada de manera liberal (no libertina, pero nunca entendieron la diferencia), blanca como una papa y altísima.

Entre los pasatiempos de mis compañeros estaba rayarme el bulto durante el recreo, meterme culebras en la mochila o ver quién me cortaba el rizo más largo sin que me diera cuenta… Por mi tamaño nunca se animaron a tirarme al basurero, pero creo que ganas no les faltó!

Por el título pensarán que logré que esa situación acabara durante mis años escolares, pero no fue así… lo que sí logré fue que el Bullying dejara de afectarme, fue con el apoyo de mi mamá, al darme una perspectiva real de las cosas y decirme que quien te hace daño es porque se siente mal consigo mismo, que el problema no era mi personalidad, ni mis creencias, ni mis piernas blancas, ni nada de lo que yo era, sino que ellos se sentían mal por algún motivo y se desquitaban conmigo, pero era yo quien tenía que lidiar con eso, me podía sentir como una víctima o aprendía a asimilarlo de la mejor manera… en esos tiempos  no había nada más que hacer,  este acoso se llamaba simplemente “molestar” y aprendí a vivir por encima de las burlas, críticas y ese “molestar diario” sin dejar que me afectara.

Los tiempos han cambiado y contra el Bullying incluso existe un protocolo en el MEP (Ministerio de Educación Pública) y un proyecto de ley aprobado en la Asamblea Legislativa… pero la premisa es la misma, quien hace daño a otro es porque se siente mal consigo mismo… mi hija mayor me contó que unas niñas de su buseta se burlaban de ella y de su hermanita, le expliqué lo mismo que en algún momento me dijo mi mamá, el problema no es ella, sino las niñas que le hacen daño. Fuimos donde la psicóloga de la escuela para que hablara con ellas y el problema se solucionó… ahora son grandes amigas. Me quedé pensando, modestia aparte, que mis compañeros del colegio no saben la buena amiga de la que se perdieron… algunos los volví a ver después de los años y tengo una bonita relación con ellos. No todo está perdido.

He conocido muchas personas que han sufrido bullying y veo cosas muy positivas en todas ellas, aprendimos la empatía, no queremos tratar a los demás como alguna vez nos trataron, queremos que las personas se sientan felices y sin complejos. Aprendimos a ver más allá de la apariencia física. No toleramos injusticias hacia los más débiles y abogamos por sus derechos. El bullying hace más humanos y más fuertes a quienes lo sufren, siempre y cuando tengan una comunicación abierta con la familia y reciban de esta todo el apoyo y herramientas necesarias para afrontarlo.

Papitos, estén en constante comunicación con sus hijos, no menosprecien lo que sus hijos les cuentan, nunca permitan que sus hijos traten mal a sus compañeros, hermanos, personal del servicio, y enséñenles que quienes los tratan mal tienen un problema interno, que nunca la apariencia física, creencias, preferencias, etc. puede ser motivo de burlas. Es nuestra responsabilidad y no exclusivamente de las instituciones acabar con esto. Sí se puede!

LS&B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: