Bye bye mes del Amor…

Acaba de terminar el mes de febrero y como es de suponer, “el amor” fue el tema por excelencia… las redes y los medios en general se llenaron de corazones, flores, versículos bíblicos, citas de tal y cual, mensajes llenos de sentimiento y no faltó la contraparte, los mensajes de desamor, amargos y con un toque de sarcasmo inspirados por los que no estaban pasando por un buen momento con su medio limón mecino…

 A lo largo de mi vida he experimentado muchas clases de “amores”, los de juventud, que llenos de inocencia y su toque platónico me ponían a sudar las manos y me dejaban tartamuda al intentar pronunciar palabra. Amores rebeldes que contra viento y marea, a escondidas y sin la aprobación de nadie quise tener, y así de “bien” me fue como se podrán imaginar. Amores fugaces, que como flor de un día nacieron y desaparecieron, dejando tan solo un aroma casi imperceptible.

 Dejando todo esto de lado apareció el que supuse sería mi verdadero amor, el cual sería para toda la vida si yo hacía las cosas bien y dejaba todo en manos de Dios. Di el sí precipitadamente… una parte de mi dudaba pero me convencí que Dios y el amor todo lo pueden… y allí estuvo mi mayor error… pasaron años para finalmente aceptar que ni el amor ni Dios todo lo pueden, no me mal entiendan, claro que Dios todo lo puede, pero hay un ámbito donde Él no puede intervenir…  Caí en cuenta que el amor llega hasta donde la persona se deje amar y Dios llega hasta donde se lo permitamos, y ni las más fervientes oraciones pueden cambiar el libre albedrío de quien decidió endurecerse… otro punto que a un alto costo me tocó comprender, es que no debemos someter nuestra dignidad ni nuestra integridad física y mental con tal de “sostener” un amor. Somos dignos de que nos amen bien, esa es la premisa… el amor construye y bajo ninguna circunstancia destruye.

 Así que empieza Marzo y ya no se verán tantos corazones ni promociones para parejas en restaurantes y hoteles de playa… pero definitivamente anhelo y oro para que todos encontremos ese amor imperfecto, lleno de errores pero BUENO, ese que es un caldito de pollo para el alma, ese que nos acerque a Dios y nos haga crecer, ese que nos inspire a ser mejores, y con quien no solo podamos celebrar los 14 de Febrero sino con quien podamos celebrar la vida, reír y envejecer en armonía y con paz!!!… y si no nos toca, entonces tener una vida plena con nosotros mismos… porque de veras que es mejor estar solito que mal acompañado… feliz inicio de mes!

LS&B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: