A cuál hijo se ama más…

Mi hija mayor me preguntó el otro día que a cuál amaba más de los tres, refiriéndose a ella y sus hermanos…  me quedé meditándolo un momento antes de darle la clásica respuesta de “los amo igual a los tres”… la verdad es que uno no ama a los hijos de la misma manera…

Es ilógico amar de igual manera a seres completamente distintos, únicos y con personalidades maravillosamente singulares!…

Cuando nació mi hija mayor conocí el amor más puro e intenso que jamás había experimentado!… durante el embarazo de mi segunda hija me asustaba la idea de que mi amor por la mayor cambiara, pero no fue así!… el amor se multiplicó en vez de dividirse, y ya con la llegada de mi hijo menor me convencí que en el corazón de una madre cada hijo tiene su lugar, y muy a diferencia de lo que estos creen, ninguno desplaza al otro!

 Quise mostrarle a mi hija de forma gráfica mi manera de amarlos, la llevé a la cocina, tomé tres vasos de vidrio y los llené de agua en la misma medida. Tomé tres colorantes distintos, azul, verde y amarillo, y pinté cada una de las aguas en esos colores. “Así los amo”, le dije… “Así como el agua está en la misma cantidad en los vasos, así de idéntica es la medida de mi amor por ustedes, pero definitivamente los amo en colores distintos.”

 Ante su mirada de incógnita por dicha afirmación, le expliqué cómo a ella la amaba en azul cielo. Por ser la mayor es a quien amé primero, ella me enseña día a día a ser mamá y cómo lidiar con cada etapa, es la pionera de mi maternidad!. Mi hija mayor tiene que tolerar una mamá que va aprendiendo y experimentando con ella sobre la marcha y comete miles de errores; una mamá más estricta y estresada. Una madre que ante el primer estornudo llamaba al pediatra a las 3:00 a.m. y que no la alzó ni chineó tanto como hubiera querido ya que hizo caso de todos los consejos que le daban a su alrededor. Mi amor azul cielo por ella implica sacar más tiempo a solas comparado con el de sus hermanos, ya que sus años de hija única exigen momentos de dedicación exclusiva, los cuales disfruto y atesoro con todo mi ser… admiro su madurez, su capacidad de discernir su entorno, su voluntad inquebrantable y su corazón de oro, totalmente honesto y transparente.

A mi hija del medio, el famoso “sandwichito”, la amo en amarillo pues es mi rayito de sol, como le digo de cariño. Ella nació para darme descanso y llenar de ternura nuestro hogar. Nació feliz y pareciera que camina sobre nubes, en un mundo de arco iris y unicornios, donde todo es rosado y con sabor a algodones de azúcar. A ella le toca lidiar con una mamá más relajada que sabe distinguir las etapas y la alzó y mimó más de la cuenta ya que no le dio importancia a las opiniones o consejos de amigos y familiares bienintencionados. A ella me toca amarla dándole mucha importancia a sus logros, tengo que luchar por su inclusión en los juegos de la mayor y en los juegos del menor, ya que por lo general la excluyen. Por su temperamento tranquilo y un poco tímido intento darle mucha seguridad en si misma y le enseño a defenderse. Admiro su empatía, su dulzura, optimismo y manera de ver la vida.

Mi hijo menor fue una sorpresa en todo sentido y  vino a dar ese toque “todo terreno” a nuestra familia! En una casa donde predominaba el rosa por doquier, desde paredes de cuarto, ropa, juguetes y adornos,  vino este hombrecito a equilibrar nuestra paleta de colores. A mi enano lo amo en verde intenso. Él vino a enseñarme lo que es tener un varoncito enamorado de su mamá, tocando las fibras más sensibles al decirme “mamá tas’ guapísima”, al acariciarme la cara y decirme “te amo” 18833902737 veces al día, al tomarme de la mano para “cuidarme” y me derrite cuando grita entre la multitud “mamá eres una linda”. Mi hijo topó con una madre que ya tenía una maternidad simplificada, que no hace dramas cuando hay un berrinche y no se asombra por “chichotas”, sangre, suturas o huesos expuestos. Tiene una madre a la que sus hermanas se dedicaron a entrenar por lo que es más alcahueta, permite que se le pase a la cama durante la madrugada y si quiere tomarse el jugo antes de comer no dice nada. Con él tengo que ser una madre firme, ya que es voluntarioso. Dios me dio con él la oportunidad de criar un hombre, y deseo hacerlo de forma tal que sea respetuoso de la mujer en todos los sentidos, temeroso de Dios, caballeroso, educado, colaborador, independiente, valiente, decidido, con buena actitud y feliz.

 Mi hija me abrazó sonriendo luego de tan amplia explicación del amor, hijos y colores! Crucé los dedos esperando que su curiosidad estuviera satisfecha y sus inseguridades disminuidas. A la mañana siguiente se pasó a mi cama y me susurró al oído: “mamita, me encanta que me ames en azul, yo te amo de todos los colores!… y así nos acurrucamos  abrazadas!… a esos momentos les llamo  felicidad absoluta! 

LS&B

75 comentarios sobre “A cuál hijo se ama más…

Agrega el tuyo

  1. No tengo hijos, pero me gusto esa manera de explicarles a unas personitas que ya entienden todo de una manera mas abierta. Eso es todo un reto yo quiero tener trillizos.

    Me gusta

  2. Buenísimo me encanta esa explicación!! Soy una mujer de 28 años y tengo una niña pero siempre me hacía esta pregunta desde pequeña y tenia la duda de q una madre no podía querer a todos sus hijos por igual esto aclaro todas mis dudas. Muy bien

    Le gusta a 1 persona

  3. que manera espectacular de enseñar a un padre a serlo es la vision del otro extremo es ver la profundidad del corazon de una mujer que es madre como la que todos tenemos, es emocionante ver explicada la forma tan empirica que amo a mis hijos, es reflejarse en las caras de ese brillante llamado amor te felicito amiga dios te bendiga

    Le gusta a 1 persona

  4. Que lindo, me recordó cosas hermosas…un día mi nieto Raul cuando tenia 4 años me dijo…mami te quiero verde clarito y alexis david te quiere rojo, no entendía que quería decir, verde clarito! conteste…como es eso, bueno mami me dice cuando las pilas están cargadas marcan verde clarito y cuando no tienen carga marcan rojo, me pareció tan hermosoooo no lo olvido nunca.

    Le gusta a 1 persona

  5. Que bello relato, soy hija mayor además de dos varones y aunque entendí en algún momento que mi mamá nos quiere por razones distintas me encanta la manera en que lo explicaste y compartes. Tengo un principito de casi 9 meses que me tiene enamorada, si tengo más bebes usaré tu explicación cuando me hagan esa pregunta! Lo más más bello de tu relato es lo que te dice tu nena:” te quiero de todos los colores”, como para llenar el corazón completico. Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tan lindo comentario!, me alegra que te gustara y espero que este ejemplo te sirva tanto como me sirvió a mi con mi hija Antonella. Ser mamá es el mayor regalo y nos hace tener respuestas creativas ante sus inquietudes. Un abrazo y muchas bendiciones!

      Me gusta

  6. Fascinante! fue como leerme y describir a mis hijas y a mi hijo menor..gracias por compartirlo! Hermoso y refrescante en tiempos en donde muchos encuentran difícil ser y hacer familia.
    Gracias! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  7. Bello relato… Justamente cuando estaba leyendo que el hijo le dice a la mamá eres linda mi hijo en ese momento me dijo asi eres linda mamá te amo….

    Me gusta

  8. Que explicación mas hermosa para describir el amor mas puro, en mi caso tengo tres princesas, la mayor en la que tu relato la describe y unas gemelas con marcadas individualidades, y esa pregunta siempre en el aire, me encanta tu forma de responderla, felicidades.

    Le gusta a 1 persona

  9. Muy lindo *o* Yo espero que mis hijos también se hagan grandes y sepan que les quiero y ojalá ni siquiera lleguen a preguntarme nunca… porque hay que estar muy despierta para que se te ocurra en el momento una explicación tan buena 😛

    Le gusta a 1 persona

  10. Hermosa explicación. Me ciento identificado porque yo igual tengo dos princesas y un príncipe, solo que el varón llegó en el medio. Pero justo les hemos hecho entender que todos son muy amados y consentidos. Gracias por compartirlo

    Le gusta a 1 persona

    1. Uffff que lindo me lloré todo me imaginaba todos esos colores y lo relacionaba con mi niño. Es varón y tiene 14 años. Soy separada lo crió sola y por cierto lo amo con una mezcla de todos esos colores
      A medida que pasa el tiempo y más en adolescencia debo ser una mama que marca límites y a su vez da mucho amor. Es la luz de mi vida son todos esos colores siempre en color fuerte.

      Le gusta a 1 persona

      1. Gracias por compartir tu historia Caro!, yo soy divorciada y te entiendo, no es sencillo pero Dios da la gracia! Lee el artículo “Ser madre de un varón” en mi blog!, creo que te vas a sentir identificada también!, un fuerte abrazo!

        Me gusta

    1. Hola Miryam, no tengo gemelos pero unas buenas amigas mías son gemelas idénticas, y aunque para muchas personas es difícil reconocerlas, hay marcadas diferencias entre ellas. Yo me imagino que su madre a pesar de las similitudes las ama a cada una por su manera de ser. Soy de la idea que Dios le da a cada ser humano una personalidad única e irrepetible. Qué opinas?

      Me gusta

    1. Hola Su, es cierto que el mundo está muy mal y nos pone a pensar lo que tendrán que sufrir las próximas generaciones, lo importante es concientizar a los hijos que se tengan, 1 o 5 de la importancia de cuidar el medio ambiente y criarlos para que sean personas de bien que vengan a sumar y no a restar a la sociedad. Gracias por tu comentario tan acertado.

      Me gusta

  11. No he parado de llorar de emoción. Estoy esperando a mi tercer bebé. Ayer justo leía un artículo sobre las diferencias entre hijo mayor, sándwich y menor, y me imaginaba cómo cambiaría mi ahora menor al convertirse en sándwich. Me dejas tarea, pensar el color en el que los quiero. Gracias por compartir, me llenó de alegría e ilusión por el camino que nos falta recorrer. Espero recordarlo para el día en que la inevitable pregunta llegue. Qué gran regalo es la maternidad y qué maravilloso que lo compartas.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jéssica la maternidad como dices es un regalo! Te felicito por tu tercer amor que viene en camino! No es fácil dividirse en tres y a veces se vuelve caótico pero vale la pena! Las risas se multiplican, los juegos, las ocurrencias y los momentos que uno quisiera dejar congelados en el tiempo! Muchas bendiciones en este proceso! No dudes en enviarme un e-Mail si necesitas desahogarte un día! Un fuerte abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: