Viajar en el tiempo para ser feliz.

Hace poco leí un enunciado acerca de la felicidad que me hizo reflexionar, algo así como que “para ser feliz tienes que vivir en el aquí y en el ahora”… pienso que esto es muy válido, pero qué pasa si tu aquí y tu ahora es terrible y sientes que el mundo se te viene encima?… qué pasa si no ves la salida a ese gran problema que te agobia?…

 En mi caso la solución ha sido viajar en el tiempo. Sé que suena descabellado y les aseguro que no soy de las que realiza meditaciones extrañas donde mi alma sale del cuerpo; suficiente tengo con poder alistarme cada mañana como para añadir prácticas complicadas a mi rutina.

 Mis conocimientos tecnológicos son bastamente superados por mi hija de 8 años, así que tampoco puedo atribuirme la invención de una máquina tipo “Volver al Futuro” para cambiar eventos del pasado.

 Entonces cómo se viaja en el tiempo?… a dónde hay que dirigirse en ese viaje?… pues aquí les comparto mi experiencia personal:

 Hace 13 años hubo un suceso que cambió mi vida para siempre… ese Dios del que tanto había escuchado hablar (sobretodo en Semana Santa, matrimonios y funerales), se hizo real a mi vida. Se hizo real en todos los sentidos: su amor, su fe, su esperanza, su gracia, su misericordia, su benevolencia… un sinfín de palabras que comenzaron a cobrar un significado auténtico para mi…

 No piensen que es el fin de la historia con un “y vivió siendo una cristiana feliz para siempre…”… porque nada más lejos de la realidad!… en mi caso a partir de allí comenzaron las pruebas y han ido incrementándose de manera significativa! Muchas veces he llegado incluso a puntos de quiebre donde flaqueo y pienso que ya no puedo seguir… y es justamente en ese momento que aplico mi técnica de viajar en el tiempo…

 Cierro mis ojos y vuelvo atrás en mi vida… trayendo a mi mente cada dificultad de la cual Dios me sacó, cada milagro que Dios hizo, cada lágrima que Él consoló, cada mentira que Él sacó a la luz, cada oración que Él contestó, cada necesidad que Él cubrió, cada momento en que me vindicó, cada lección que Él me enseñó, cada sonrisa que puso en mi rostro y cada versículo que trajo a mi vida … y doy gracias por cada uno de esos recuerdos. Haciendo esto mi ansiedad desaparece y mi fe se ve fortalecida.

 Pero no es todo… después de viajar a mi pasado viajo inmediatamente a mi futuro. Traigo a mi mente o leo en Su Palabra cada una de las promesas que tiene para mí. Quito la mirada de las circunstancias presentes que me ahogan y viajo hacia la dimensión de sus promesas, medito en cada una de ellas y enfoco mi atención en ese momento en que se verán cumplidas, comienzo a vivir en esa realidad y no las situaciones agobiantes de mi presente. Esto me llena de una paz que no se puede explicar con palabras.

 Podrán acusarme de “evadir” mi realidad o mis problemas, y posiblemente así sea, pero no me pueden acusar de estar de mal humor, deprimida, echada a morir, iracunda o desesperanzada. Todo lo contrario, estoy contenta, con paz y con esperanza.

 Pero qué hacer con el “aquí y ahora” entonces?… pues en este ejercicio se viaja constantemente al “aquí y ahora” para disfrutar plenamente de las bendiciones que recibimos en nuestro diario vivir…

 Es importante tomarse el tiempo para respirar profundo,  deleitarse en escuchar la lluvia caer y la risa de los niños cuando juegan; cantar nuestra canción favorita cuando sale en la radio (con coreografía incluida); cerrar los ojos y disfrutar el olor del pasto recién cortado, o el olor a tierra mojada después de un aguacero; detenerse para admirar el paisaje que nos rodea: ese árbol florido, ese atardecer multicolor, el diseño arquitectónico de un hermoso edificio; sentir esos abrazos sinceros, tomarnos el tiempo para recibir y dar amor… siempre dando gracias a Dios.

 Puedo decir que soy plenamente feliz, vivo situaciones muy difíciles a diario, pero este ejercicio de viajar al pasado y recordar lo que Dios ha hecho en mi vida, viajar luego al futuro para posicionarme en sus promesas y volver al presente para disfrutar plenamente de sus maravillas me llenan de un gozo constante!

 Comparto este secreto desde mi experiencia y perspectiva, entiendo si usted no cree en Dios y no piensa que lo pueda aplicar, no le mentiré diciéndole que simplemente se dirija a un “poder superior” y que este puede ser una silla e igual funcionará… La única manera de encontrar un propósito a nuestras situaciones adversas y vivir por encima de nuestros problemas utilizando estos viajes al pasado y al futuro  es recibiendo la Salvación que brinda el dueño del tiempo y del espacio!

Romanos 10:13, Juan 1:12, Juan 3:16.

LS&B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: